una realidad material

Francisco Mangado. Arquitecto es una exposición de arquitectura sin imágenes. Para el arquitecto navarro, nacido en 1957 y licenciado por la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra, uno de los grandes problemas que afectan a la disciplina arquitectónica hoy es el alejamiento de la materialidad, su reducción a una práctica de representación de imágenes. Mangado considera la arquitectura, no como un objeto de observación, sino como un lugar para estar y disfrutar.

Dividida en tres ámbitos diferenciados, la exposición retrospectiva que alberga la sala Juana Mordó del Círculo de Bellas Artes, recopila, a través de maquetas -como la del Museo de Bellas Artes de Oviedo o el Palacio de Congresos de Palma de Mallorca-,  soportes gráficos e incluso una película documental -dirigida por el fotógrafo Juan Rodríguez-, una amplia parte de la travesía arquitectónica y de diseño industrial recorrida por el arquitecto en los últimos años.

Coincidiendo con la inauguración de la muestra, Mangado nos concedió una breve entrevista, en la que nos habló de su concepción material de la arquitectura, de las dispares posibilidades de acercamiento a esta disciplina o de los proyectos en los que se encuentra actualmente trabajando. El autor del Pabellón de España para la Exposición Universal de Zaragoza recorre en este video la exposición, que atestigua su prolífico trabajo y su influjo determinante en la arquitectura contemporánea.    

http://www.circulobellasartes.com/blogmedia/franciscomangado.f4v

Más información sobre la exposición

la politización del espacio doméstico

Andrés Jaque (Madrid, 1971) entiende la arquitectura como una labor asociativa. Su honda e innovadora exploración del papel que desempeña esta disciplina en la sociedad le ha llevado a considerar necesaria, no sólo la implicación de agrupaciones profesionales diversas, sino la de colectividades no reconocidas como tal.

El arquitecto madrileño, autor de la Casa en Neverland o de las mini viviendas Tupperhome, sondea con su trabajo las potencialidades de la arquitectura en la fabricación de las sociedades. En sus trabajos, se percibe su idea de la politización del espacio doméstico: la Casa Sacerdotal Diocesana de Plasencia es un ejemplo de edificio interactivo que promueve un tipo de conflicto entre sus usuarios.

Cofundador de la Oficina de Innovación Política, una reivindicación de la dimensión política de la arquitectura, Jaque es uno de los ponentes de Arquitectura versus diseño, el Curso de Arquitectura Contemporánea que dirige Peter Eisenman y acoge el CBA durante los meses de febrero y marzo. En este vídeo, Jaque explica, entre otras cosas, su posición en torno a la divergencia que envuelve a la arquitectura y el diseño, su interés por el diseño colectivo, o el rol político que, a su juicio, encarnan los dispositivos arquitectónicos.

http://www.circulobellasartes.com/blogmedia/andresjaque.f4v

Más información sobre el curso

john ford en el cine estudio

Arranca con el mes de febrero un nuevo ciclo en el Cine Estudio, dedicado a uno de los maestros indiscutibles del cine norteamericano, John Ford. Decimotercer hijo de una familia de emigrantes irlandeses (origen que el realizador siempre llevó con orgullo), Ford arrancó su carrera como actor en el cine mudo y terminaría firmando una filmografía de más de centenar y medio de títulos como realizador.

El ciclo se centra en la etapa madura del cine de Ford, arrancando con El delator (The Informer, 1935), película número ¡85! de su filmografía y cinta clave para la carrera del cineasta por ser aquella con la que se asienta definitivamente en la primera línea del cine americano, reconocimiento materializado al recoger gracias a ella el primero de sus cuatro Oscar de la Academia como mejor director. Para el espectador del Cine Estudio, la película presenta un interés añadido, pues tanto su planteamiento como su aspecto visual son deudores directos del cine de Murnau, realizador muy admirado por Ford y recientemente revisado en la pantalla de nuestra sala.

Escena final de Centauros del desierto

A partir de aquí se sucederán los títulos clave del cine de Ford. Podremos ver en el Cine Estudio su gran adaptación a la pantalla de la gran novela de John Steinbeck Las uvas de la ira (Grapes of Wrath, 1940) -cinta de tintes abiertamente sociales que vuelve a poner en entredicho el falso estereotipo de Ford como director reaccionario-; la primera cinta con la que Ford ganó el Oscar a la Mejor Película, ¡Qué verde era mi valle! (How Green Was My Valley, 1940) -pese a competir aquel año con nominados como Ciudadano Kane, El halcón maltés o El sargento York-; dos de los westerns que cambiarían radicalmente el recorrido del género, Pasión de los fuertes (My Darling Clementine, 1946) y El hombre que mató a Liberty Valance (The Man Who Shot Liberty Valance, 1962); una de las principales colaboraciones de Ford con su actor-fetiche, John Wayne, en Escrito bajo el Sol (The Wing of Eagle, 1957); la ácida mirada sobre el panorama político americano que supone El último hurra (The Last Hurrah, 1958); dos de las películas de Ford más conocidas y aclamadas popularmente, El hombre tranquilo (The Quiet Man, 1952)La taberna del irlandés (Donovan’s Reef, 1963); o el western definitivo de Ford, considerado por el American Film Institute como la mejor película de la Historia, Centauros del desierto (The Searchers, 1956). Todas ellas en pantalla grande y en versión original subtitulada hasta el día 20 de febrero.

Consultar el calendario de proyecciones.