nino rota + federico fellini: 100 años ½

En 2011 se conmemora el centenario del nacimiento del compositor Nino Rota (Milán, 1911), fiel colaborador del cineasta Federico Fellini (Rímini, 1920), quien estrenó su primera película en solitario hace ya casi cincuenta años. Ambos mantuvieron una fructífera relación artística construida sobre los cimientos del cine. Las composiciones más aplaudidas de Rota fueron las que elaboró para el director italiano: Fellini 8 y ½ (1963), Roma (1972), Amarcord (1974) o El Casanova de Fellini (1977), entre otras. Durante más de un cuarto de siglo,  Rota y Fellini trabajaron juntos y se convirtieron en un referente cultural más allá de los lindes del mundo del celuloide.

El CBA rinde su particular homenaje a ambos con Nino Rota + Federico Fellini: 100 años ½, un ciclo que viene proyectándose desde el 9 de diciembre y que durará hasta el 15 de enero, que recoge 11 títulos, 9 de ellos firmados de forma conjunta por la pareja de creadores. Con tal motivo, hemos entrevistado al Coordinador del Cine Estudio, Felipe Cabrerizo. En el siguiente vídeo, desglosa, título a título, este tributo cinematográfico.

http://www.circulobellasartes.com/blogmedia/fellinirota.f4v

[más información sobre el ciclo]

[comprar entradas]

bonifacio

Este fin de semana ha fallecido Bonifacio Alonso, uno de los artistas españoles más notables y originales del siglo XX. Durante los años sesenta cultivó una abstracción informalista. A finales de esa década se trasladó a Cuenca, donde entró en contacto con los artistas de El Paso –como Saura, Millares y Guerrero–, se inició en las técnicas del grabado y desarrolló una originalísima figuración, en la que destacan las formas biomórficas y un cromatismo muy personal. Sobre el arte de Bonifacio se ha dicho que es una lucha de contrarios que condensa en el pequeño espacio del lienzo un sinfín de contradicciones.

El Círculo de Bella Artes programó una completa retrospectiva de su obra en 2007, En los campos de batalla, comisariada por Juan Manuel Bonet y Pilar Borrás, que vino acompañada del documental Bonifacio. La cicatriz de la pintura (CBA, 2007), una larga entrevista con el pintor, así como de un extenso dossier sobre su persona en la revista Minerva.

transtempo

Transtempo, el título de la muestra que acogió el CBA sobre la fotógrafa Cristina García Rodero (Puertollano, 1949) entre julio y octubre de este año, podría traducirse literalmente y de forma aislada como “A través del tiempo” o “Al otro lado del tiempo”. Las imágenes allí presentadas abarcaron más de tres décadas de trabajo de la autora, la primera española en ser miembro de la Agencia Magnum, en territorio gallego. Antropología visual y fotografía, geografía de los sentimientos y universalidad. García Rodero ejerce en sus fotografías el poder de tornar universales gestos particulares, la capacidad de rebasar el instante y prescindir del tiempo.

Por un lado, la cámara de la artista manchega es un artefacto especializado en documentar rituales religiosos y folclore, pero la trayectoria de Cristina García Rodero no puede sino identificarse con un libre eclecticismo. En la exposición pudieron verse tanto fotografías en las que asomarse para contemplar espacios habitados por el dolor, la pérdida o la enfermedad, como otras ligadas a la exaltación o liberación pagana del cuerpo. En todos los casos, se captaron momentos singulares, situaciones límite que, gracias al lenguaje fotográfico, confeccionaron otra realidad.

A continuación podéis ver un vídeo con una entrevista a Miguel von Hafe Pérez, Director del Centro Galego de Arte Contemporánea (cGac) y comisario de Transtempo junto a María José Villaluenga. Mientras recorrimos la exposición, nos comentó algunas de las obras.

http://www.circulobellasartes.com/blogmedia/transtempo.mov

arte debajo del sombrero

El arte outsider hace referencia no a un estilo, sino a una forma de hacer. Se trata de una expresión acuñada por Roger Cardinal en 1972 que, a su vez, proviene del término art brut, concebido por el artista francés Jean Dubuffet a mediados del siglo XX. Para Dubuffet, la noción de art brut reposa sobre la inexistencia de formación artística y el desconocimiento de toda tradición cultural. Asimismo, en sus palabras, “el creador de art brut (…) no tiene idea de un destinatario, ni espera ninguna clase de reconocimiento social (…); su producción se desarrolla al margen de cualquier marco institucional.”[1]

El sendero que recorre la propia acción creativa constituye el principal interés del artista outsider, un autor de proceso puro. De que este sendero sea abarcable se encarga la asociación Debajo del Sombrero, una entidad sin ánimo de lucro que tiene como misión contribuir, mediante la expresión artística, a la mejora de la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual; ampliar sus espacios para la creación y expresión; fomentar la promoción y difusión de sus creaciones, y solidificar carreras de artista articulando la relación con galerías y coleccionistas de arte.

Tomando como referencia proyectos pioneros como el del Creative Growth Art Center de Oakland (California), el Atelier Herenplaats de Rotterdam (Holanda), el CREHAM de Lieja (Bélgica) y tantos otros centros que funcionan con éxito fuera de nuestras fronteras desde hace décadas, el trabajo que se desarrolla en Debajo del Sombrero corrobora que la experiencia artística puede ser una vía para desarrollar un proyecto vital completo e integrador.

Uno de los proyectos que aglutina esta asociación es El Sombrero en la Casa, que se desarrolla en La Casa Encendida, y ofrece formación artística y técnica en diferentes formatos, además de invitar a lo largo del curso a autores de prestigio que refuerzan el proceso de aprendizaje. El 30 de septiembre de 2011, los participantes en este proyecto visitaron Transtempo, la exposición de la fotógrafa Cristina García Rodero (Puertollano, Ciudad Real, 1949) que acogió el Círculo de Bellas Artes entre julio y octubre de este año. En la muestra pudieron verse más de tres décadas de trabajo de la autora, específicamente el que realizó en territorio gallego. García Rodero fue la primera española en ser miembro de la Agencia Internacional de fotografía Magnum y se inscribe en la tradición de la antropología visual.

A continuación podéis ver la interpretación personal que algunos de los participantes efectuaron, lápiz en mano, de las obras de este referente de la fotografía contemporánea. Aquí, los nombres de todos los artistas: Alberto de Torres, Andrés A. Fernández, Antonio González, Eduardo Oquendo, Héctor Modrego, José Luis Morón, José Manuel Egea, Marina Solana, Marta Barbachano, Miguel Ángel Suesta, Rosa María Herranz y  Teresa Fernández.    


[1] Círculo de Bellas Artes, Art Brut. Genio y delirio, p.18.

[flgallery id=10 /]