Fallece Juan Hidalgo, el último ZAJ

Ayer por la noche, en plena presentación de la exposición El gran río. Resistencia, Rebeldía, Rebelión, Revolución nos sobrecogió la noticia del fallecimiento del último miembro de la terna fundadora de ZAJ, Juan Hidalgo. Desde que comenzó el proyecto sobre el que gira esta exposición, #4R, hemos hablado mucho de las revoluciones, de rebeldía, y lo cierto es que nos viene que ni al pelo hablar de Juan Hidalgo porque él, junto a Walter Marchetti y Ramón Barce, sus compañeros de correrías —al principio, ya que después se incorporaron Esther Ferrer, Tomás Marco, José Luis Castillejo…— , también fueron unos revolucionarios, no solo de la música en la que se formaron.

En el arte también encontramos esa rebeldía, ese desbordar, ese salirse de la corriente natural, esa «gran voluntad de ruptura» de la que hablaba el propio Barce, y más, en la difícil coyuntura que se planteaba entonces en plena dictadura franquista.

«Por eso decidimos no pedir nunca permiso para nada. No nos lo planteamos como una cuestión política, en aquel momento estábamos muy implicados en el proyecto de Zaj y nos parecía mucho más importante que Franco» decía Walter Marchetti.

En este apartado, aunque la cuestión política no parecía ser el planteamiento inicial de su música, sí que tuvieron cierta simpatía, como Marchetti aseguraba, por el anarquismo. De ahí esa maravillosa frase de Hidalgo:

«Mi padre es John Cage, aunque me llame Hidalgo; Marcel Duchamp, mi abuelo, aunque no se llame Cage; el amigo de la familia, Erik Satie, y el amigo de los amigos, Buenaventura Durruti»

Zaj convertía sus conciertos en acontecimientos, en experiencias y desafíos más allá de la música en las que premeditadamente o no, surgían reacciones, reflexiones, respuestas, cuestionamientos, contradicciones… Algo que sucedía no solo en el espectador de sus veladas musicales, sino incluso en los receptores de sus mensajes e invitaciones en forma de arte postal y cartelería. Precisamente, el primer acto Zaj, no fue un concierto en sí, sino una invitación, un traslado imposible (y ya cumplido cuando la recibieron los invitados) del atrezzo necesario para la primera velada musical que celebraron.

«El grupo decidió iniciar su andadura con una invitación imposible y un recorrido urbano consiguientemente anónimo, demostrando que quería incidir en lo que su propuesta iba a tener de desubicación y alteración de las reglas del juego.» Henar Rivière Ríos.

Primera invitación ZAJ.

«Invitábamos a la gente a algo que ya había sucedido» decía Barce sobre esta primera convocatoria. Algo que repetirían durante más tiempo con su arte postal en el que enviaban mensajes, incluso con instrucciones: «abra usted la ventana y escuche el rumor de la calle».

Una ruptura en las reglas del juego que entra dentro de lo revolucionario que «siempre tiene algo de creativo, hipnótico y festivo; que supone algún tipo de ruptura; el deseo-de-que-por-fin-pase-algo-de-una-vez; tiene una promesa de aventura con un espíritu adolescente y juvenil», entresacando algunas palabras de David Sánchez Usanos, comisario de la exposición mencionada.

Un juego que plantea preguntas, que sugiere, provoca y desata la imaginación del receptor abriendo un espacio de incertidumbres. Ese primer concierto posterior a aquella invitación inicial fue en sí toda una ruptura. «Al principio la gente se removió un poco, se rió, pero no comprendieron nada, porque nosotros no explicamos nada. De hecho, ésta fue una de las principales características de Zaj: invitar al público a intervenir sin decirlo explícitamente (y, en efecto, intervenían tirándonos cosas y demás…).».

 

Esta aventura iniciada por Zaj con ese espacio de incertidumbres que se abría, por ejemplo, llevó una de las veces al público a coger las sillas de madera plegables y ponerlas sobre el escenario cubriéndolo todo, «incluso nos sepultaron a nosotros bajo las sillas, y se fueron tan contentos», contaba Barce.

Juan Hidalgo ha sido el último en morir de esta terna inolvidable. Descanse en paz. Sería curioso ver actuar a ZAJ en ese cielo que seguramente jamás esperaron. ¿Qué respuesta encontrarían? ¿Lo desbordarían o los echarían a patadas?

BIBLIOGRAFÍA
Citas de Ramón Barce: [revista Minerva 10, Música en carne y hueso].
Citas de Marchetti e Hidalgo [revista Minerva 11, Al fondo del sonido].
Citas de Henar Rivière Ríos [revista Minerva 25, El arte postal de Zaj: una escritura performativa].
Cita de David Sánchez Usanos [Catálogo de la exposición El Gran Río. Resistencia Rebeldía Rebelión Revolución].

Juan Hidalgo es Premio Nacional de las Artes Plásticas 2016, Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes del Ministerio de Cultura de 1989, el Premio Canarias 1987 de Bellas Artes e Interpretación y la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid en 2001. En 2007 el Cabildo de Gran Canarias, el Ayto. de Las Palmas y el CBA le dieron un homenaje en el Círculo de Bellas Artes.

Medalla de Oro para la música antigua, Medalla de Oro para Jordi Savall

El Círculo de Bellas Artes le entregará la Medalla de Oro de la institución al músico Jordi Savall el próximo 21 de enero.

Dedicado a la investigación del repertorio musical antiguo para divulgarlo con instrumentos originales de la época, fundó el grupo vocal e instrumental Hespèrion XX (hoy Hespèrion XXI), con el que ha grabado principalmente música del repertorio anterior al siglo XVIII. Esta agrupación colocó a Savall en la vanguardia de la interpretación, al combinar la investigación rigurosa y la fidelidad a la partitura original.

En 1987 fundó La Capella Reial de Catalunya y dos años después creó una orquesta barroca, Le Concert des Nations, con la que ha grabado e interpretado música del XVIII por todo el mundo. En 1991 le puso música a la película de Alain Corneau Tous les matins du monde, lo que le valió el reconocimiento mundial.

En su haber, alrededor de cien discos y numerosos premios, como el Diapason d’Or o el César francés a la mejor banda sonora.

El Círculo de Bellas Artes reconoce con la concesión de esta Medalla, el galardón más importante que concede, su trayectoria musical, su labor de investigación y difusión y, por tanto, su gran aportación a la cultura. El acto de entrega tendrá lugar el próximo 21 de enero.

 

 

se nos fue un poeta: carlos oroza

Carlos Oroza falleció en Vigo este fin de semana a los 92 años. Icono de la poesía recitada y underground en España, a lo largo de su vida destacó por ser uno de los fundadores de la revista contracultural Tropos y por sus numerosos recitales, no exentos de disidencia.

Este «poeta maldito», como lo definió Umbral, vivió en Madrid, Ibiza o Nueva York, pero la mayoría de su vida la pasó en Vigo, lugar donde ha fallecido. Inconformista, su poesía destacó por el verso libre y la oralidad, «la puntuación destruye la música de la palabra»–decía–; y los mensajes incitando a la rebeldía: «lo que ayer eran grandes verdades, hoy están puestas en duda».

En 2014, Carlos fue distinguido por el CBA con la Medalla de Oro por su labor poética a lo largo de tantos años. Pese a destacar por la poesía oral, algunos de sus poemas se han registrado en diversas publicaciones. Destacamos Évame, de la Editorial Elvira, publicado en 2015.

En el número 24 de la revista Minerva del CBA publicamos el diálogo posterior a la entrega de la medalla junto a Antón Patiño. Marcada de momentos inolvidables, destacamos una pequeña píldora:

Antón Patiño: ¿Cuándo notaste que la poesía era tu forma de expresión?

Carlos Oroza: Yo nací con esa fatalidad. Un día se me posó un pájaro en el hombro y no dejó de cantarme. Entonces me instalé en mi otredad y compuse oralmente en la cama y en la calle al ritmo de mis pasos.

Entre sus poemas más reconocidos están: «Se prohíbe el paso», «Dejad que el trigo crezca en las fronteras» o «Un sentimiento ingrávido recorre el ambiente».

Radio Círculo tuvo la oportunidad de entrevistarlo. Puedes escucharlo AQUÍ.

salman rushdie, medalla de oro del cba por mucho más que la libertad de expresión

El escritor británico Salman Rushdie recibió ayer la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes en un acto en el que además presentó, junto a su amigo y también escritor Antonio Muñoz Molina, su última novela “Dos años, ocho meses y veintiocho noches” (Seix Barral).

Juan Miguel Hernández León, presidente del Círculo de Bellas Artes, entregó la Medalla de Oro, máxima distinción de la institución, al escritor de origen indio, destacando, entre otras virtudes, “su tránsito por la fantasía para descubrir la realidad social, política y humana; su dedicación y dignificación de la literatura infantil; y su postura inquebrantable ante la defensa de la libertad de expresión”.

“¿Este no era al que iban a matar?”

Antonio Muñoz Molina inició la conversación recordando las palabras de un limpiabotas durante un paseo por Granada hace muchos años, cuando Rushdie se encontraba amenazado de muerte por el edicto del ayatolá Jomeini en 1989 –sus Versos Satánicos fueron considerados blasfemos–, y alabó su defensa de la libertad de expresión sin estridencias ni artificios. “Salman Rushdie es de los pocos escritores que no tiene manía persecutoria”.

Rushdie, “un escritor con plena libertad de conciencia”, recorrió entonces casi toda España con un grato recuerdo, sobre todo, de la Alhambra, un “palacio de Oriente en Occidente”, pero no todo fue precioso. “Hasta que llegué al mar, mi viaje por España fue maravilloso”, aseguró.

Fellini y Buñuel

El autor, reconoció que, antes que antes que cualquier escritor, “Fellini y Buñuel son los padres de mi obra”. Y tuvo tiempo de charlar sobre su última novela, que es, como definió Muñoz Molina, “un desquite de la anterior con una escritura desatada”. Algo que corroboró el propio Rushdie, subrayando con gracia que “en este libro, más que en cualquier otro, me dejé llevar por la improvisación, para lo que, lo más importante, es tener un buen detector de mierda”.

El diálogo derivó en reflexiones acerca de la realidad, la ficción y la fantasía, terrenos que Salman Rushdie conoce bien. “La tradición realista ya no encaja en la situación del mundo actual; hoy la realidad está muy cuestionada con diversas interpretaciones distintas”.

La Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, primer premio que recibe Salman Rushdie en España, premia a creadores e intelectuales cuya obra ha contribuido decisivamente a la renovación de las artes y la cultura contemporáneas. En 2015 también la recibieron el artista Pierre Alechinsky y el editor Jorge Herralde.

 

michael haneke en el círculo de bellas artes

El Círculo de Bellas Artes tiene el placer de recibir esta semana la visita de uno de los realizadores fundamentales del cine contemporáneo, el austriaco Michael Haneke, que será galardonado con la Medalla de Oro de la Institución y cuya obra será objeto de una amplia retrospectiva en el Cine Estudio.

Los actos comienzan el día 20 de febrero. A las 12:00 h. la Sala de Columnas acogerá la entrega al realizador de la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, máximo galardón de nuestra institución. El acto es abierto al público y será de entrada gratuita hasta completar aforo.

El día siguiente, esto es, el 21 de febrero, arranca una amplia retrospectiva sobre la obra de Michael Haneke en la que se exhibirá la práctica totalidad de sus largometrajes. Desde que el Festival de Cannes apostara por el realizador al incluir en su edición de 1997 su largometraje Funny Games, el cine de Haneke se ha consolidado como una de las obras fundamentales para comprender el malestar y las continuas contradicciones de la sociedad occidental. Las controvertidas reflexiones que afronta en sus cintas Michael Haneke no han hecho sino aumentar en intensidad y complejidad con el paso de los años dando lugar a una filmografía absolutamente singular e irrepetible. Desde sus cintas más conocidas por el gran público (La pianista o La cinta blanca) hasta sus películas más oscuras nunca estrenadas en nuestro país (El séptimo continente, 71 fragmentos de una cronología del azar, El castillo), el Cine Estudio ofrece a sus espectadores una oportunidad para abordar en su totalidad el cine de Haneke en unas fechas en las que la industria parece dispuesta a entronizar definitivamente vía Oscars de Hollywood a un realizador absolutamente imprescindible para comprender la sociedad contemporánea.

Consulta aquí el calendario completo de proyecciones.

http://www.circulobellasartes.com/blogmedia/haneke.f4v