Warning: include(templates/hbuttons.php): failed to open stream: No such file or directory in /var/www/vhosts/circulobellasartes.com/httpdocs/benjamin/termino.php on line 75

Warning: include(templates/hbuttons.php): failed to open stream: No such file or directory in /var/www/vhosts/circulobellasartes.com/httpdocs/benjamin/termino.php on line 75

Warning: include(): Failed opening 'templates/hbuttons.php' for inclusion (include_path='.:/opt/plesk/php/5.6/share/pear') in /var/www/vhosts/circulobellasartes.com/httpdocs/benjamin/termino.php on line 75
prostitución

El entorno objetual del hombre asume con menos contemplaciones cada vez la expresión de la mercancía. Y, simultáneamente, la publicidad tiende a disimular el carácter de mercancía de las cosas. A la engañosa transfiguración del mundo propio de las mercancías se opone su distorsión en lo alegórico. La mercancía trata de mirarse a sí misma a la cara, y su humanización la celebra en la puta.

Parque Central

Obras I, 2, p. 278

---------

El amor puede proceder de cierto sentimiento generoso: o sea, el gusto por la prostitución; pero pronto se encuentra corrompido por el gusto de la propiedad.

Obra de los pasajes

Baudelaire. Œuvres, ed. Le Dantec, vol. II, pp. 626. Cit. en Obra de los pasajes, J 34 a, 7

---------

La masa le permite a la prostitución dispersarse en amplias zonas ciudadanas. Antes vivía, en cambio, o bien acuartelada en ciertas casas o bien en ciertas calles. Pero ahora la masa le permite en conjunto al objeto sexual reflejarse en cien brillos del deseo, y uno que produce al mismo tiempo. Hasta la misma capacidad de compra se convierte en reclamo sexual; un reclamo que aumenta donde la rica oferta de mujeres aún subraya su ser de mercancía.

Obra de los pasajes

Obra de los pasajes, J 61 a, 1

---------

Así, la mercancía, la última gran lupa de la apariencia histórica, celebra justamente su triunfo cuando es ya la propia naturaleza la que adopta el carácter de mercancía. Y esa apariencia mercantil de la naturaleza es lo que se encarna en la prostituta. Dicen que «el dinero hace al deseo»; la fórmula sólo da el perfil grosero de un hecho que alcanza más allá de lo que es la prostitución. Bajo el dominio del fetiche-mercancía, el sex-appeal femenino va a teñirse, en un grado mayor o en menor grado, con el reclamo de la mercancía. No en vano las relaciones del proxeneta con su mujer en tanto que una «cosa» que él vende sin más en el mercado, excitaron con tanta intensidad la fantasía sexual de los burgueses. La moderna publicidad muestra también hasta qué extremo es posible fusionar los atractivos de la mujer y la mercancía. La sexualidad, antes movida socialmente por una fantasía del futuro que corresponde a las fuerzas productivas, ahora lo es por aquella otra correspondiente al poder del capital.

Obra de los pasajes

Obra de los pasajes, J 65 a, 6

---------

Cuando el trabajo es ya prostitución, la prostitución puede exigir ser vista, como tal, como ‘trabajo’.

Obra de los pasajes

Obra de los pasajes, J 67, 5

---------

La prostituta ha sido, desde siempre, precursora de la economía de mercado.

Obra de los pasajes

Obra de los pasajes, J 67 a, 1

---------

El amor por la prostituta constituye la apoteosis más completa de la empatía con la mercancía.

Obra de los pasajes

Obra de los Pasajes, O 11 a, 4

---------