EL ROSTRO

EL ROSTRO

Ingmar Bergman, SUECIA, 1958

Un itinerante hipnotizador es desafiado por un escéptico público en un drama sobre las privaciones de la vida del artista. Incomprendida en su día. Influyó en cierto modo en el estilo de las producciones de terror británicas de la Hammer rodadas en los 60. Vampirismo, soledad, incomunicación, medievo y burguesía elevados a la máxima potencia dramática se conjugan en una obra de cierta estructura teatral y momentos casi genuinos en cuanto a atmósferas del cine de suspense o terror tipo Sheridan Le Fanu y similares.