Refugio Climático Verano ’24

Ciencia, arte y pensamiento para un Madrid más habitable.

 

Con motivo del Día Mundial del Clima, presentamos lo que será sin duda uno de los acontecimientos centrales de la vida cultural madrileña este verano, el Refugio Climático que tendrá lugar en los meses de julio y agosto en nuestro Salón de Baile.

Durante el último semestre de 2024, nuestra programación girará en torno a la acción por el clima, consolidándose como una línea estratégica y transversal. A través de todo nuestro potencial creativo y multidisciplinar, proponemos abordar diferentes aspectos de la crisis climática desde el arte, la ciencia y el pensamiento.

En este contexto, nos planteamos un triple objetivo: ser un espacio aglutinador de iniciativas en torno a la acción climática; generar sinergias y alianzas entre empresas, proyectos, colectivos y agentes sociales; y poner el foco no solo en la reflexión y el pensamiento, sino también en la acción.

Para desarrollar esta propuesta nos hemos situado en un marco conceptual que denominamos Planeta C. Nos apropiamos de la premisa ecologista "No hay planeta B" para reivindicar la cultura como herramienta para repensar el mundo y el futuro. Plantea C es Cultura y es Crítica, es Ciudadanía, Colectividad, Cercanía, Conciencia, Compromiso y Comunidad. Es la respuesta que planteamos a la necesidad de una transición socioecológica, una transición que no podrá ser sin estar atravesada por la cultura.

Inauguramos Planeta C con una acción concreta, el Refugio Climático: una instalación sostenible, "natural" y exuberante, un refugio climático vinculado a la creación artística. Se trata de un espacio abierto para la ciudadanía, habilitado durante los meses de julio y agosto en pleno centro de Madrid. Esto será una forma de socializar y compartir un confort térmico que, generalmente, nuestras sociedades reservan solo para lugares de ocio asociados al consumo o para aquellos que pueden pagarlo.

El Refugio Climático será también un espacio de oportunidad para visibilizar propuestas y generar alianzas entre diferentes actores sociales que desean actuar en un ámbito que afecta a toda la sociedad. Sin duda, será uno de los acontecimientos centrales de la vida cultural madrileña este verano.

Dada la naturaleza cultural de nuestra institución, el elemento central del refugio será una instalación sostenible de carácter artístico que convierta el Salón de Baile en una plaza pública. Pensamos que el arte como lenguaje tiene el potencial de permear todo el conjunto de la sociedad, creando un ágora que permita no solo reflexionar, sino también abordar la urgencia de la acción climática.

En el marco del refugio climático, se desarrollarán actividades culturales orientadas a divulgar la emergencia climática y a fomentar imaginarios de futuro sostenibles, incluyendo encuentros, talleres, conciertos, performances y actividades para familias.