JULIANA

JULIANA

Grupo Chaski, Perú, 1989

Juliana recorre las calles del centro de Lima, sube a los autobuses con su pinta de hombrecito. Tiene 12 años y el pelo muy corto. Trabaja con un grupo de chiquillos que hacen lo que pueden para sobrevivir: cantan en los autobuses, venden cigarrillos; no importa la hora… la noche es eterna.