¿A qué huele el Quijote? XXII Lectura Continuada del Quijote

La XXII Lectura Continuada del Quijote arranca este lunes 23 de abril a las 18h. de la mano del Premio Cervantes 2017, el nicaragüense Sergio Ramírez. Será el inicio de una lectura contínua de la obra culmen de la literatura universal en español, que ya se ha convertido en una tradición en el Círculo de Bellas Artes, coincidiendo además con el Día del Libro, y que se prolongará hasta el miércoles 25 alrededor de las 14h.

Durante ese espacio, la gente que quiera disfrutar de la obra de Cervantes, puede venir tanto a leer, como a escuchar o a participar de las actividades abiertas al público que tienen lugar en este periodo. En el CBA hay conexiones con todos los rincones del mundo que se han apuntado a leer, representaciones teatrales de algunos pasajes del Quijote a cargo de la Escuela Alicia Alonso, exposiciones, actividades para los pequeños en forma de cuentacuentos, etc. Y en esta ocasión, como novedad, nos preguntamos: ¿A qué huele el Quijote? A lo largo de la cita, a todos los lectores les entregaremos muestras en forma de tira de papel secante, de un perfume creado para la ocasión. Por primera vez Don Quijote de la Mancha tendrá olor. Siguiendo los pasos de La Invitada (Simone de Beavuoir) o Una habitación con vistas (E.M. Forster), la obra de Cervantes también será traducida al lenguaje olfativo.

Para ello, la perfumista Aitana López de Carrión, junto con su compañera Julie Pluchet, ambas de CPL Aromas, y la periodista y comisaria (El Arte del Perfume, CBA, 2014), Ana Fernández Parrilla, han tomado como referencia un fragmento del capítulo XXIII, que nos sitúa en la Cueva de Montesinos y que dice así:

De las admirables cosas que el estremado don Quijote contó que había visto en la profunda cueva de Montesinos, cuya imposibilidad y grandeza hace que se tenga esta aventura por apócrifa.

Las cuatro de la tarde serían, cuando el sol, entre nubes cubierto, con luz escasa y templados rayos dio lugar a don Quijote para que sin calor y pesadumbre contase a sus dos clarísimos oyentes lo que en la cueva de Montesinos había visto; y comenzó en el modo siguiente: —A obra de doce o catorce estados de la profundidad desta mazmorra, a la derecha mano, se hace una concavidad y espacio capaz de poder caber en ella un gran carro con sus mulas. Éntrale una pequeña luz por unos resquicios o agujeros, que lejos le responden, abiertos en la superficie de la tierra. Esta concavidad y espacio vi yo a tiempo cuando ya iba cansado y mohíno de verme, pendiente y colgado de la soga, caminar por aquella escura región abajo sin llevar cierto ni determinado camino, y, así, determiné entrarme en ella y descansar un poco. Di voces pidiéndoos que no descolgásedes más soga hasta que yo os lo dijese, pero no debistes de oírme. Fui recogiendo la soga que enviábades, y, haciendo della una rosca o rimero, me senté sobre él pensativo además, considerando lo que hacer debía para calar al fondo, no teniendo quién me sustentase; y estando en este pensamiento y confusión, de repente y sin procurarlo, me salteó un sueño profundísimo, y cuando menos lo pensaba, sin saber cómo ni cómo no, desperté dél y me hallé en la mitad del más bello, ameno y deleitoso prado que puede criar la naturaleza, ni imaginar la más discreta imaginación humana. Despabilé los ojos, limpiémelos, y vi que no dormía, sino que realmente estaba despierto. Con todo esto, me tenté la cabeza y los pechos, por certificarme si era yo mismo el que allí estaba o alguna fantasma vana y contrahecha; pero el tacto, el sentimiento, los discursos concertados que entre mí hacía, me certificaron que yo era allí entonces el que soy aquí ahora. Ofrecióseme luego a la vista un real y suntuoso palacio o alcázar, cuyos muros y paredes parecían de transparente y claro cristal fabricados; del cual abriéndose dos gran des puertas, vi que por ellas salía y hacia mí se venía un venerable anciano, vestido con un capuz de bayeta morada que por el suelo le arrastraba.

Esta es la interpretación que le ha dado en su perfume:

Recrea la profunda y oscura Cueva de Montesinos mediante notas de rocas musgosas, húmedas y terrosas. Hay un contraste entre las notas de salida que son frías, acuosas, salinas, aromáticas y un fondo que se vuelve oscuro, cálido y misterioso con incienso, ámbar y musgo de roble. Este contraste representa el estado de encantamiento en el que se encuentra Don Quijote y las sensaciones que experimenta, que son tan reales, le hacen dudar de si está despierto o soñando. Contiene dos extractos de jara – el aceite y el absoluto de ládano- una planta que crece de forma natural en España y enriquecen el carácter ambarado, con matices de cuero y resinas. El conjunto de hierbas aromáticas utilizadas (romero, mirto, lavanda, eucalipto) y las notas de madera (cedro, pachulí) aportan un lado campestre y salvaje. El absoluto de siempreviva realza el carácter aromático a la vez que difunde un olor cálido, dulce, como de heno, tabaco y miel. El ámbar gris y el incienso, refuerzan el lado salino de la composición mientras que el musgo de roble difunde el aroma natural de bosque, terroso y oscuro. Smoke Fusion es un ingrediente exclusivo de CPL Aromas de la colección de cautivos Aromafusion, que enriquece la composición con una faceta de madera ahumada.

 

Un “elefante en la habitación” sobre el que reflexionar

El 4 de abril de 1968 en Menphis, hace algo más de 50 años, fue asesinado Martin Luther King, principal abanderado del movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos. Y hace casi 55 años ya del «Tengo un sueño», su directo y maravilloso discurso de 1963 ante el monumento a Abraham Lincoln en Washington DC y frente a más de 200.000 personas.

La historia pacífica y rebelde de Luther King arranca tras el incidente de Rosa Parks, una mujer afroamericana que en un trayecto de autobús se niega a levantarse para ceder su asiento a un blanco que ni siquiera lo había pedido. El encarcelamiento de esta mujer hizo que King iniciara un boicot pacífico contra los autobuses de Montgomery que acabó por derogar la segregación racial en el sistema de transporte existente entonces en los EE.UU. Ella no había sido la primera en rebelarse de una manera espontánea y, como recoge la comisaria de El gran río. Resistencia, rebeldía, rebelión, revolución, Lucía Jalón, en el ensayo que abre el catálogo de la misma: «Frantz Fanon en Piel negra, máscaras blancas denunciará la ceguera de quien piense que el individuo se rebela por efecto de un discurso o tras el descubrimiento de una razón; si lo hace es porque simplemente le era imposible, en más de una acepción, respirar» (1).

«Continúen trabajando con la convicción de que el sufrimiento que no es merecido, es emancipador» decía Martin Luther King en aquel discurso memorable. Hoy, después de que hombres y mujeres como él dieran la vida literalmente por la igualdad, Estados Unidos cuenta con un presidente como Donald Trump que no condena las manifestaciones neonazis en Charlottesville en un país que, hay que recordarle, luchó contra el nazismo en la II Guerra Mundial, donde murieron alrededor de 174.000 estadounidenses; se pregunta en una reunión sobre inmigración por qué van a los EE.UU. personas de «países de mierda» de África y Latinoamérica; ha tenido juicios por discriminación racial en sus empresas; habla de mexicanos como violadores y delincuentes y les quiere poner un muro en la frontera; o, entre otros, llama «hijos de puta» a los jugadores de la NFL que, haciendo uso de su libertad de expresión, hincan la rodilla durante el himno como protesta por los enésimos casos de brutalidad policial contra afroamericanos.

Esta lucha por la conquista de los derechos civiles por parte de los afroamericanos es un penoso caminar entre asesinatos, juicios de todo menos imparciales, maltratos, torturas, palizas, linchamientos e injusticias de toda índole. Luther King, Malcolm X, Medgar Evers, Elizabeth Eckford, Ella Baker y un sinfín de activistas anónimos fueron, granito a granito, ciudad a ciudad, estado a estado, acabando con la segregación en comercios, universidades, transportes, aseos…

Este conflicto no ha pasado desapercibido en la exposición #4R «El gran río. Resistencia, rebeldía rebelión, revolución», donde además, se hace mención también a los movimientos anticoloniales, tanto en la película sobre la que gira la muestra, como en el catálogo o el atlas de la misma. Pese a que la lucha por los derechos civiles en EEUU se ha producido en un país en teoría democrático y es diferente a la emancipación y los movimientos anticolonialistas, ambas tienen en el racismo, la violencia ejercida contra ellos, la resistencia y paciencia infinitas o la frustración, algunos denominadores comunes.

«Mi apellido: ofendido; mi nombre: humillado; mi estado: rebelde» Aimé Césaire.

Algunos, ya no podían respirar más, no querían esperar tanto. «He sido paciente, pero la paciencia tiene límites. Más allá de ellos se vuelve cobardía» (2), decía George Jackson, líder de los panteras negras, asesinado en la cárcel. Un blanco, Bob Dylan, le dedicaba un tema poco después en el que cantaba: “Sometimes I think this whole world / Is one big prison yard / Some of us are prisoners / The rest of us are guards” (A veces pienso en que este mundo / es una gran prisión / Algunos de nosotros somos prisioneros / El resto de nosotros somos guardias).

El discurso y las acciones radicales, tanto de panteras negras como del Frente de Liberación Nacional argelino, por ejemplo, tampoco tuvieron a la larga el efecto deseado. Ni desde la radicalidad ni desde el pacifismo se han conseguido los plenos objetivos reales ni en las antiguas colonias ni en los EE.UU. —quizás sí en la teoría, pero no en la práctica—. Hoy la desigualdad racial en los EE.UU. sigue ahí, y en las antiguas colonias africanas vemos quiénes explotan las riquezas de los países y cómo se mueve de manos el poder. «En las colonias, funcionarios e inspectores se esfuerzan a lo largo de los años en aplicar programas específicos destinados a hacer del negro un Blanco. Al final lo dejan y le dicen: no hay ninguna duda que tenéis un complejo de dependencia con el Blanco» F. Fanon (3).

Esa conciencia que adquiere el negro sometido por llegar a ser un blanco, se convierte en una molestia para los europeos cuando vemos que para su consecución vienen a establecerse entre nosotros. Un efecto boomerang que conllevaría justicia poética si no fuera porque realmente los africanos siguen perdiendo, siguen sin llegar a ser blancos, aún saltando vallas y atravesando mares y fronteras. Es evidente que el tema colonial no se ha solucionado, ni se ha explicado convenientemente, no solo allí en África, tampoco en Europa. Y a medio y largo plazo, viendo el percal, no sería descartable que se produzcan movimientos masivos por los derechos, ya no civiles como los que perseguía King, sino humanos.

«Ambos hemos olvidado la esclavitud. En África son, sobre todo, los dirigentes políticos los que nos hacen olvidar esta parte central de nuestra historia. Es un tema que potencialmente puede incitar a la rebelión contra los antiguos colonizadores y que no se toca demasiado en las escuelas. Es fundamental que nuestros niños conozcan la historia africana anterior a la colonización. […] África no siempre ha sido sinónimo de pobreza. […] Por lo demás, tampoco en Europa se cuenta la verdadera historia de la colonización y de la esclavitud. Y ésta es la causa central de que exista el racismo. A los negros se nos sigue viendo en Occidente como los antiguos esclavos. Resulta fundamental que los occidentales tengan claro quién fue el agresor que organizó la colonización y la esclavitud», decía el músico costamarfileño Tiken Jah Fakoly en 2007, cuando vino a cantar al CBA (4).

El mismo Fanon, que murió en 1961, ya se anticipaba entonces a los problemas que surgirían en torno a la redistribución de la riqueza después de que las colonias recibieran su «independencia». De una manera poética lo podemos ver también en el episodio Piel de la película de El gran río, donde se incluye un precioso y no menos duro poema de Jacques Roumaine, que lo cierra y que puedes ver a continuación.

Angela Davis, activista estadounidense, que ha padecido el racismo en sus propias carnes decía: «En la lucha para conquistar los derechos humanos fundamentales se conmina a los negros a ser pacientes y se nos dice y aconseja que mientras seamos fieles al orden democrático existente, el momento de gloria en que nos convirtamos en seres humanos de pleno derecho habrá de llegar tarde o temprano. Una amarga experiencia nos dice que existe una explosiva incongruencia entre la democracia y la economía capitalista, que es fuente de todos nuestros males. […] El pueblo no posee un poder decisivo sobre los factores que gobiernan su vida». Political Prisoners, Prisons and Black Liberation.

Se produce una frustrante emancipación incompleta en el ámbito colonial, y, por otro lado, abusando del oxímoron, una igualdad incompleta también en esa conquista de los derechos civiles por parte de los afroamericanos en los EE.UU.

Esto último se refleja también en un ejemplo ya citado sobre la violencia policial contra los negros que provocó en 2017 la protesta general de los jugadores de la NFL y, posteriormente y ante los ataques del mismo Donald Trump, de la solidaridad de los jugadores de la NBA. Y no solo afroamericanos. Muchos jugadores y directivos blancos de estos equipos han apoyado este movimiento y llaman la atención sobre el racismo latente, el tema que todos saben que existe, pero del que nadie quiere hablar, el “elephant in the room” citado, por ejemplo, por Gregg Popovich, entrenador blanco de los San Antonio Spurs con 5 anillos de la NBA y también de la selección estadounidense hasta 2020. Es curioso ver la importancia que en EE.UU. tiene lo popular, como el baloncesto, el fútbol americano, o la propia música, a la hora de mojarse políticamente e invitar a reflexiones profundas de una manera accesible a todos. ¿Alguien podría imaginarse a Lopetegui, Cholo Simeone o a Zidane hablando abiertamente del racismo también existente en Europa? Allí Popovich, con un moderado talante, reivindicaba «para cualquier cambio posible la necesidad de introducir en el discurso un elemento incómodo, y especialmente entre los blancos por el hecho mismo de que nos sentimos cómodos». Algo que extrapola a todos los movimientos por la igualdad: mujeres, LGTB, etc.

En España, mientras siguen ahogándose africanos que tratan de llegar a nuestras costas en patera, tenemos otro “elephant in the room” sobre el que deberíamos empezar a incomodarnos para tratar de llegar a soluciones que no pasen por el repugnante «aquí, no, negro». Quizás sea hora de aprender de todos los errores cometidos a lo largo de esta historia de racismo y conflicto, tanto durante la colonización y tras el proceso descolonizador, como durante la lucha por la igualdad de los afroamericanos en EE.UU. Porque sí, es incómodo reconocer que hay un sistema cuya máquina devora a los más débiles, que son engullidos por el color de su piel, por su (no)patrimonio, su sexo… Este estadio de reconocimiento es el único que nos puede llevar a tomar decisiones que reviertan la desigualdad, el racismo o el machismo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Catálogo El gran río. Resistencia, rebeldía, rebelión, revolución. p. 14.
  2. George Jackson. Soledad Brother. The Prison Letters of George Jackson. Del Atlas #4R.
  3. Frantz Fanon. Peau noire, masques blancs. También en el Atlas #4R.
  4. El pulso de África. Entrevista de Minerva 7 a Tiken Jah Fakoly.

 

Fallece Juan Hidalgo, el último ZAJ

Ayer por la noche, en plena presentación de la exposición El gran río. Resistencia, Rebeldía, Rebelión, Revolución nos sobrecogió la noticia del fallecimiento del último miembro de la terna fundadora de ZAJ, Juan Hidalgo. Desde que comenzó el proyecto sobre el que gira esta exposición, #4R, hemos hablado mucho de las revoluciones, de rebeldía, y lo cierto es que nos viene que ni al pelo hablar de Juan Hidalgo porque él, junto a Walter Marchetti y Ramón Barce, sus compañeros de correrías —al principio, ya que después se incorporaron Esther Ferrer, Tomás Marco, José Luis Castillejo…— , también fueron unos revolucionarios, no solo de la música en la que se formaron.

En el arte también encontramos esa rebeldía, ese desbordar, ese salirse de la corriente natural, esa «gran voluntad de ruptura» de la que hablaba el propio Barce, y más, en la difícil coyuntura que se planteaba entonces en plena dictadura franquista.

«Por eso decidimos no pedir nunca permiso para nada. No nos lo planteamos como una cuestión política, en aquel momento estábamos muy implicados en el proyecto de Zaj y nos parecía mucho más importante que Franco» decía Walter Marchetti.

En este apartado, aunque la cuestión política no parecía ser el planteamiento inicial de su música, sí que tuvieron cierta simpatía, como Marchetti aseguraba, por el anarquismo. De ahí esa maravillosa frase de Hidalgo:

«Mi padre es John Cage, aunque me llame Hidalgo; Marcel Duchamp, mi abuelo, aunque no se llame Cage; el amigo de la familia, Erik Satie, y el amigo de los amigos, Buenaventura Durruti»

Zaj convertía sus conciertos en acontecimientos, en experiencias y desafíos más allá de la música en las que premeditadamente o no, surgían reacciones, reflexiones, respuestas, cuestionamientos, contradicciones… Algo que sucedía no solo en el espectador de sus veladas musicales, sino incluso en los receptores de sus mensajes e invitaciones en forma de arte postal y cartelería. Precisamente, el primer acto Zaj, no fue un concierto en sí, sino una invitación, un traslado imposible (y ya cumplido cuando la recibieron los invitados) del atrezzo necesario para la primera velada musical que celebraron.

«El grupo decidió iniciar su andadura con una invitación imposible y un recorrido urbano consiguientemente anónimo, demostrando que quería incidir en lo que su propuesta iba a tener de desubicación y alteración de las reglas del juego.» Henar Rivière Ríos.

Primera invitación ZAJ.

«Invitábamos a la gente a algo que ya había sucedido» decía Barce sobre esta primera convocatoria. Algo que repetirían durante más tiempo con su arte postal en el que enviaban mensajes, incluso con instrucciones: «abra usted la ventana y escuche el rumor de la calle».

Una ruptura en las reglas del juego que entra dentro de lo revolucionario que «siempre tiene algo de creativo, hipnótico y festivo; que supone algún tipo de ruptura; el deseo-de-que-por-fin-pase-algo-de-una-vez; tiene una promesa de aventura con un espíritu adolescente y juvenil», entresacando algunas palabras de David Sánchez Usanos, comisario de la exposición mencionada.

Un juego que plantea preguntas, que sugiere, provoca y desata la imaginación del receptor abriendo un espacio de incertidumbres. Ese primer concierto posterior a aquella invitación inicial fue en sí toda una ruptura. «Al principio la gente se removió un poco, se rió, pero no comprendieron nada, porque nosotros no explicamos nada. De hecho, ésta fue una de las principales características de Zaj: invitar al público a intervenir sin decirlo explícitamente (y, en efecto, intervenían tirándonos cosas y demás…).».

 

Esta aventura iniciada por Zaj con ese espacio de incertidumbres que se abría, por ejemplo, llevó una de las veces al público a coger las sillas de madera plegables y ponerlas sobre el escenario cubriéndolo todo, «incluso nos sepultaron a nosotros bajo las sillas, y se fueron tan contentos», contaba Barce.

Juan Hidalgo ha sido el último en morir de esta terna inolvidable. Descanse en paz. Sería curioso ver actuar a ZAJ en ese cielo que seguramente jamás esperaron. ¿Qué respuesta encontrarían? ¿Lo desbordarían o los echarían a patadas?

BIBLIOGRAFÍA
Citas de Ramón Barce: [revista Minerva 10, Música en carne y hueso].
Citas de Marchetti e Hidalgo [revista Minerva 11, Al fondo del sonido].
Citas de Henar Rivière Ríos [revista Minerva 25, El arte postal de Zaj: una escritura performativa].
Cita de David Sánchez Usanos [Catálogo de la exposición El Gran Río. Resistencia Rebeldía Rebelión Revolución].

Juan Hidalgo es Premio Nacional de las Artes Plásticas 2016, Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes del Ministerio de Cultura de 1989, el Premio Canarias 1987 de Bellas Artes e Interpretación y la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid en 2001. En 2007 el Cabildo de Gran Canarias, el Ayto. de Las Palmas y el CBA le dieron un homenaje en el Círculo de Bellas Artes.

Peter Ackroyd sobre ‘Thames Film’, que llega a Cine Estudio

Peter Ackroyd, notas para una presentación de Thames Film, British Film Institute, 2004. Traducción de Manuel Asín, programador de Cine Estudio.

He aquí una visión del oscuro Támesis, del “viejo padre Támesis” como espantoso y poderoso dios, no muy lejano al Nobodaddy de Blake. Ya en su poema Jerusalén, el Támesis estaba “borracho de sangre”. Y en efecto, en esta película hay algo terrible acerca del río, algo monstruoso que recuerda la frase de Conrad en El corazón de las tinieblas: “…este también ha sido uno de los lugares oscuros de la tierra.”. Caminando por las orillas del Támesis, río abajo, llegando al estuario, es posible sentir miedo. Una de las derivaciones posibles de la palabra “Támesis” es tamasa, que significa “río oscuro”; la palabra tiene un origen anterior a los celtas, de manera que atisbamos en ella un tiempo antiguo, casi primigenio.

 

Y sin embargo también lo bello y lo sublime forman parte de este terror. Raban ha aprendido algo de los grandes artistas del río, tales como Turner y Whistler, y ha retratado el Támesis con ropajes asombrosos.
A Raban también le interesa la historia del río –una historia líquida, como se ha dicho a veces—pero la impresión principal es la de que las aguas permanecen. El Támesis no vive en un tiempo humano. Vive en un tiempo geológico. Las figuras humanas de las viejas fotografías que vemos en la película son borrosas y pálidas. Son ofrendas humanas, están desapareciendo. El tiempo es uno de los elementos de la película de Raban. ¿Cómo pasa el tiempo para el río? Heráclito, el filósofo griego, vio el río como un símbolo de flujo y transitoriedad. No se puede entrar dos veces al mismo río. Cuando lo haces ya ha fluido y cambiado. Pero hay algo que persiste –un espíritu, una atmósfera, una presencia, que son las de las palabras de T. S. Eliot aquí leídas por él mismo. Una forma de vida que produce y persiste a lo largo del tiempo.
Es el motivo por el que esta es en muchos aspectos una película visionaria. Hay momentos de luz y color que elevan el espíritu. Hay formas y estructuras desmesuradas que espantan el pensamiento. Hay pasajes de niebla y turbulencias que dejan imaginar el Támesis primigenio de aguas pantanosas y encenagadas. Las vistas en profundidad fluyen a lo largo de esta película igual que las corrientes y las crecidas del propio río. Es una película muy fluida, en todos los sentidos. Los sonidos del río también son importantes. Hay un estruendo continuo, un lamento audible en los ruidos de las máquinas que luchan contra la tensa lámina del río, o en los gritos de las gaviotas.
Este ha sido también un río de tratos, un río de poder. Sus muelles, embarcaderos y fábricas fueron una vez parte de la gran máquina del imperio –la gran máquina de la opresión. Por eso se conoce como “río oscuro”. Se ha vertido sudor, trabajo, pobreza y lágrimas en él. Y todavía llama con cantos de sombrías sirenas a los deprimidos y a los olvidados. Es el gran vórtice de los suicidas. Las máquinas han sido ya desmanteladas. El maltrecho paisaje industrial hace tiempo que está en ruinas. Hay brotes de mugre y decadencia por todas partes, de óxido y madera carcomida. Los embarcaderos y muelles vacíos son como reliquias de una civilización desaparecida, como misteriosos monumentos mayas o incas abandonados a su suerte. Pero el cauce del río era ya viejo antes de que esas civilizaciones llegaran.
Las otras películas de Raban giran en torno a los barrios del Támesis –Canary Wharf, la gente de la Isle of Dogs—como si lo hicieran en torno a un remolino de destino y deseo. En sus películas el Támesis se convierte en un vasta y fecunda presencia. Llega a ser un organismo vivo, con sus propias leyes de crecimiento y cambio. Acabamos por tener la sensación de que Londres no lo controla, de que es él quien controla a Londres. De que él es Londres.

Thames Film de William Raban.

Cine Estudio · viernes 23 · 20h.

Entradas online AQUÍ.

Reino Unido, 1984-1986, 66’, VOSE [HD 2K. Nuevo transfer digital supervisado por Raban)]

 

Apertura de la nueva tienda del Círculo de Bellas Artes

El Círculo de Bellas Artes estrena nueva tienda. Un espacio donde pone a disposición de todos sus visitantes una selección de productos que destacan por su diseño y calidad. Complementos, artículos de oficina, moda y decoración pensados como objetos de arte en sí mismos que, a precios populares, se presentan como el regalo perfecto.

La tienda, que se encuentra en el Hall de entrada del edificio del CBA abre de martes a viernes de 16h a 20h y sábado y domingo de 11h a 15h y cuenta con un amplio catálogo en el que encontramos artículos de regalo que van desde postales del Círculo a 1€, a litografías y serigrafías de artistas como Nacho Criado, Eva Lootz, Bruce McLean, Ian Wallace o Juan Hidalgo a 450€. Y entre medias, bolsos grandes y pequeños con la imagen del cartel de Carnaval del CBA de 2006, hecha por Alberto García-Alix, los cutting cake de diseño, caleidoscopios, bolsos, cuelga-bolsos, carteras en cuero, agendas, marcapáginas de Minerva, camisetas del proyecto #4R Resistencia, Rebeldía, Rebelión, Revolución de la exposición El Gran Río, y así un largo etc. No son solo un bonito recuerdo, también son artículos de regalo con un diseño original de los que no se olvidan y de una gran utilidad.

Los socios del CBA disponen de un 10% de descuento en todos los productos.

 

 

 

Sebastián Álvaro. Hacerle compañía al viento

Sebastián Álvaro es periodista, escritor y, principalmente, aventurero. Durante más de veinte años dirigió Al filo de lo imposible, un novedoso formato de documental televisivo, que supuso todo un hito en el medio (con audiencias de hasta doce millones de espectadores) y derivó en una reflexión sobre los límites de las posibilidades del hombre y sobre su vínculo con la naturaleza. En palabras del propio Álvaro, se trataba de un proyecto sustentado sobre “una visión romántica del paisaje”, cuyo objetivo esencial no era únicamente conquistar montañas sino entender nuestro planeta.

Dentro del ciclo Los lunes, al Círculo —que reúne conferencias, debates y otras actividades que amplian los temas propuestos en nuestras exposiciones—, Sebastián Álvaro participó con una charla titulada En los confines de la Tierra. En ella, tomó en consideración lo que supuso la aparición del cinematógrafo en la narración de historias documentales desde los lugares más inaccesibles de la Tierra y cómo esas historias han pasado a formar parte de nuestro patrimonio sentimental y emocional.

La ponencia de Álvaro venía a enriquecer la propuesta temática de la exposición Albert Kahn. Los Archivos del Planeta, que alberga la sala Picasso del Círculo de Bellas Artes hasta el próximo 21 de enero. Se trata de una muestra que visibiliza el archivo fotográfico del banquero judío y destacado filántropo, cuya voluntad era que su archivo —integrado por más de 72.000 placas autocromas, 4.000 placas estereoscópicas y 200.000 metros de película cinematográfica en 35mm— se convirtiese en un auténtico atlas icónico de la humanidad.

Previamente a la participación de Sebastián Álvaro en Los lunes, tuvimos la oportunidad de charlar con él y realizarle algunas preguntas. Entre otros temas, nos habló del poder simbólico de la montaña, del papel de la mujer en el ámbito de la aventura, de la hazaña de haber liderado más de 200 expediciones, de la atracción del hombre hacia el hielo o de lo que entraña, en las alturas, hacerle compañía al viento.

El CBA acoge la Cena de Nochebuena de Mensajeros de la Paz con un menú de Martín Berasategui

Martín Berasategui, chef de uno de los cinco mejores restaurantes del mundo con ocho Estrellas Michelín, y el Padre Ángel, fundador de la ONG Mensajeros de la Paz, presentaron el menú que se servirá a 200 personas sin recursos en la Cena Solidaria de Nochebuena, que este año tendrá como escenario el Salón de Baile del Círculo de Bellas Artes.

 

«Ha sido muy fácil; la cosa es preguntar», reconocía el Padre Ángel a la hora de organizar la cena solidaria de Nochebuena de este año junto a uno de los mejores chefs del mundo como Martín Berasategui y en un lugar como el Salón de Baile del Círculo de Bellas Artes. Y ya son tres años junto al grupo Tello Alimentación organizando cenas en Madrid, Canarias y Castilla-La Mancha que, sin embargo, no solo sirven para alegrar a unas cuantas personas necesitadas, sino para «visibilizar a los que no van a poder disfrutar de ella, ya que, aunque parezca increíble, sigue habiendo miles de personas viviendo en la calle hoy en día», puntualizaba el Padre Ángel, quien lleva al pie de la letra la frase del Papa de abrir las puertas de las iglesias a todos, como en su parroquia de San Antón de la calle Hortaleza en Chueca, que permanece abierta todo el día. Este 24 de diciembre también consigue que se abran las del mítico Salón de Baile del Círculo de Bellas Artes, igual que el pasado año hizo con las del Ayuntamiento de Madrid. «Cuando pienso —apostilla— en los que van a venir a cenar y van a ver estos platos, se me caen las lágrimas de pensar que esto puede ser verdad».

Lo que se propone lo consigue y este año, como quería lo mejor para su gente, pues tiene a Martín Berasategui. «No puedo ser más feliz sabiendo que he podido elaborar este menú. El Padre Ángel me tiene como monaguillo o cocinero cuando quiera, aunque se me dará siempre mucho mejor lo segundo». Visiblemente emocionado, el chef vasco quiso recordarse a sí mismo y a todos «que esto es solo una noche y que el año tiene 365 días en los que mucha gente lo está pasando mal». Con ocho estrellas Michelín acumuladas en su carrera, Martín asegura que solo le falta esta estrella para que los 200 comensales lo disfruten. Como un «transportista de la felicidad» se compromete a principios de 2018 a enviar al grupo Tello y al Padre Ángel diversas recetas con productos de bajo coste, pero con sustancia, para que personas con pocos ingresos tengan acceso a ricos y accesibles menús.

De momento, para comenzar, ofrece las tres recetas que completan este rico menú del 24 de diciembre, que cocinará y servirá el grupo Hospress de La Pecera:

Primero: sopa de bocata de jamón.

Segundo: jarrete de cerdo asado con puré de patatas especial.

Postre: tiramisú Astigarraga.

 

Manuel Laespada Vizcaíno gana el XVII Certamen de Poesía Soledad Escassi de 2017

El presidente del Círculo de Bellas Artes, Juan Miguel Hernández León, entregó el XVII Premio Soledad Escassi, organizado por la entidad y su Aula de Poesía, al poeta albaceteño Manuel Laespada Vizcaíno que con el poema Si alguna vez sospechas fue seleccionado de entre alrededor de 250 participantes.

Manuel Laespada Vizcaíno, ganador del XVII Certamen de Poesía Soledad Escassi 2017.

El jurado compuesto por  Isla Correyero, Carmen Rubio y Raquel Lanseros, destacó «la originalidad y contemporaneidad del tema, los hallazgos en las imágenes y el dominio del ritmo prosódico» no solo del ganador, sino también de la mención especial al poema El chalet abandonado de Mª del Carmen Fernández Cabrera.

«Cuando este premio viene avalado por un grupo de escritores, como es el Grupo de Poesía del Aula de Encuentros del CBA, adquiere, para el autor premiado , mayor dimensión», apunta agradecido Manuel Laespada, quien no es nuevo en esto de recibir premios, ya que anteriormente había ganado otros en Ciudad Real, Mérida, Pamplona, etc.

La alta participación de casi 250 poetas y el hecho de que muchos poemas hayan llegado desde países tan distantes como Cuba, Alemania, Honduras… demuestra que la poesía está muy viva, pese a que, por desgracia, parezca estar en crisis permanente al igual que otras manifestaciones artísticas y culturales. «La realidad –continúa Manuel– es que la poesía goza de una salud medianamente aceptable. Es verdad que no se lee mucha poesía, pero certámenes como éste vienen a demostrar, con casi 250 trabajos presentados, que es un enfermo que goza de buena salud».

Manuel Laespada, nacido en Albacete en 1958, cursó estudios de Geografía e Historia, pero ha sido en la poesía donde ha encontrado su vía de evasión en la vida. «La lectura de un buen libro de poemas es capaz de llenarme las horas y permitirme gozar más que con cualquier otra actividad. También me aporta catarsis cuando la escribo, en el sentido de liberación y compromiso».

Libros publicados y premios de Manuel Laespada Vizcaíno

Poesía: El suspiro ahogado, Premio Ciudad Real; Plenilunio descalzo, Premio Luis Feria, La Laguna; Los dedos de la sombra, Premio Mario López, Bujalance; Búsqueda rota, Premio Ciudad de Puertollano; La piel indefensa, Premio Ciudad de Pamplona; El envés del espejo, Premio Vicente Martín, Torrejón de la Calzada; Del amor caído, Premio Ciudad de Mérida; La sombra compartida, Premio Tardor, Castellón.

Poesía infantil: Anividanzas.

Prosa: Un baño de palabras.

Novela: La complicidad de la duda, Premio Cartapuebla de Miguelturra.

Puedes leer AQUÍ el poema de Manuel Laespada Vizcaíno, Si alguna vez sospechas, ganador del XVII Certamen de Poesía Soledad Escassi.

Concurso B.S.O. #4R «El Gran Río: Resistencia, Rebeldía, Rebelión, Revolución»

Uno de los proyectos transversales estrella de esta temporada en el Círculo de Bellas Artes es El Gran Río: Resistencia, Rebeldía, Rebelión, Revolución #4R. Coincidiendo con la inauguración de la exposición audiovisual homónima y con las primeras conferencias del año relacionadas, queremos hacerte partícipe con un concurso en el que solo queremos que compartas con nosotros una canción cuya temática sea el conflicto con el hashtag #4R en twitter e instagram, y en Facebook a través de los comentarios al evento que crearemos a tal efecto. También puedes hacernos llegar un email a circulobellasartes@gmail.com. Aunque el concurso ya se cerró, estamos abiertos a tus sugerencias para ampliar la playlist de Spotify.

Se trata de una playlist de lo más revolucionaria. Hemos sorteado: libros, abonos de cine clásico, artículos de nuestra nueva tienda, catálogos…

OJO: Participar puede hacerlo todo el mundo, pero los premios otorgados deberán recogerse en el mismo Círculo de Bellas Artes, con lo que los premiados deben de ser de Madrid o alrededores. Las fechas para recogerlos serán determinadas en un periodo de tiempo concreto en el que se podrán retirar en la recepción del CBA.

¿Te animas? Pon la B.S.O. de #4R hasta el 2 de abril.

Recuerda que este proyecto 4R, que comenzó con la conferencia de junio de 2017 de Zizek, continuó con las obras de teatro Kohlhaas y Trinchera en octubre de 2017, con la trilogía de Dovchenko ese mismo mes, ahora con la conferencia de Vandana Shiva y próximamente cine 4R a partir de marzo, más conferencias como las de los Lunes al Círculo o las programadas con Mackenzie Wark en febrero y Didi-Huberman el 13 de marzo, y cómo no, la exposición homónima y su catálogo para reflexionar en torno a la idea de conflicto.

A continuación publicamos los ganadores del concurso B.S.O. #4R «El gran río. Resistencia, rebeldía, rebelión, revolución»:

CATÁLOGOS de la exposición valorados en 22€:

Lola Martínez

Bethbet @IsabelBettybeth

BGroupie @BGroupie

Juanma @juanmadopiera

Rudy Martínez @rudymartinez66

 

ABONOS CINE (valor 18€ cada uno)

Valentín Pérez Venzalá @minotaurodigita

Andrea Kiedis @AndreaKiedis_

Jazz Club Madrid @JazzClubMadrid

Margot Locksmith

Sergio Balbontín @BALBON2046

 

ENTRADAS DOBLES EXPOS + AZOTEA (10€ las dobles, 5€ por cada una)

Daniel Rodríguez @danir0d

Beatriz Bolaños

Marta San Vicente

Nat Bruno Amiconi

Susana @SuAbad

 

CAMISETAS #4R (18€).

Hache @_CASALONTANA

María Calaveras

La Sonrisa despeinada @sondespeinada

Cristina Puig García

CONCURSO 4R (2) PDF

FACEBOOK EVENTO

El Black Friday llega al CBA con un 20% de descuento en Juego de niños, Jazz Círculo y teatro

Desde las doce de la noche del 23 al 24 de noviembre y hasta las doce de la noche del 27 al 28 aprovéchate del Black Friday en el Círculo de Bellas Artes con un 20% de descuento aplicable a Juego de Niños, sello de los espectáculos infantiles en Navidad, con «Antón Retaco» (Titiriteros de Binéfar) y «Alas» (aSombras), así como al concierto de Naíma Acuña Trío, incluido en la programación de Jazz Círculo y Madrid Jazz 2017, y a la obra de teatro Luces de Bohemia, que durante cuatro días de enero se representará en el Teatro Fernando de Rojas del CBA.

La oferta se aplicará a las 20 primeras entradas generales de cada una de las sesiones de los distintos espectáculos, compradas en el periodo indicado, excepto en el caso de Luces de Bohemia, que solo son las 10 primeras entradas de cada una de las cuatro sesiones.

Juego de Niños #Juegodeniños

«Antón Retaco» (a partir de los 6 años, 65′, títeres y música en vivo).

 

+info

Jueves 28 de diciembre de 2018 a las 17h y a las 19h.

Viernes 29 de diciembre de 2018 a las 12h y a las 18h.


Compra aquí tus entradas

 

«Alas» (a partir de los 3 años, 40′, teatro de sombras y títeres)

+info

Miércoles 3 de enero de 2018 a las 17:30h.

Jueves 4 de enero de 2018 a las 17:30h


Compra aquí tus entradas

Precio Black Friday CBA: en ambos espectáculos infantiles la entrada general de 10€ se queda en 8€ con el 20% de descuento aplicado.

Jazz Círculo 2017 #JazzCírculo17

Naíma Acuña Trío. La baterista Naíma Acuña actúa el viernes 1 de diciembre a las 21:30h junto al pianista Xan Campos y al contrabajista Paco Charlín en La Pecera del CBA, la sede habitual del festival, incluido en la programación de Jazz Madrid. Todos los que presenten su entrada tendrán un combinado de Ballantine’s & Ginger Ale, gentileza del patrocinador Ballantine’s.

+info

Viernes 1 de diciembre a las 21:30h. en La Pecera del CBA

Precio Black Friday CBA: los 18€ de la entrada general se quedan en 14’4€ con el 20% de descuento aplicado.


Compra aquí tus entradas

Teatro «Luces de Bohemia» #LucesdeBohemia

El Teatro del Temple representa la obra culmen del esperpento, «Luces de Bohemia», de Ramón María del Valle-Inclán, que definía este género de la siguiente manera: «El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada».

+info

Viernes 19 de enero de 2018 a las 20h.

Sábado 20 de enero de 2018 a las 20h.

Domingo 21 de enero de 2018 a las 20h.

Jueves 25 de enero de 2018 a las 20h.

Precio Black Friday del CBA: se aplica un precio de socio CBA a las 10 primeras entradas generales de cada sesión compradas en ese periodo de tiempo del 24 al 27 de noviembre. De 16€ pasan a 13€.


Compra aquí tus entradas