Francis Bacon y Exquirla, coincidencia temporal, espacial y artística en el CBA

La casualidad ha querido que el Círculo de Bellas Artes congregue la misma semana del lunes 13 de febrero al sábado 18, por una parte, la inauguración de la exposición «Francis Bacon. La cuestión del dibujo» en la Sala Goya, y por otra, el nacimiento de una banda de música muy prometedora, Exquirla (Niño de Elche y Toundra), que debuta oficialmente en directo en el Teatro Fernando de Rojas del CBA.

Dibujos de Bacon incluidos en la exposicion «Francis Bacon. La cuestión del dibujo».

Pero estos dos estrenos, que aparentemente no guardan más que una conexión temporal y espacial, tienen mucho más en común. Las inquietudes culturales de Niño de Elche van más allá del cante y de la experimentación musical. La poesía, la filosofía y el arte están en su menú diario y la letra de la primera canción que interpretan juntos Niño de Elche y Toundra —de hecho, la primera canción que graban estos últimos con cantante—, «La canción de amor de San Sebastián», se extrae de un poema homónimo de T.S. Eliot (1888-1965) incluido en una carta que le envío a Howard Aiken el 25 de julio de 1914. ¿Dónde entra Bacon en todo esto? TS Eliot es uno de los poetas que más directamente han influido en este «artista esencial del siglo XX», como lo definía Juan Barja, director del CBA.

Es casi seguro que este fin de semana sonará también en el Teatro Fernando de Rojas esta extraordinaria canción en lo que es el debut oficial de la banda en directo tras la publicación de su primer LP, «Para quienes aún viven» y que sirve de arranque al festival Frontera Círculo Ambar #FronteraAmbar 2017.

Pero la cosa no acaba aquí. Esta canción, en principio partía de otro proyecto que Niño de Elche realizó junto a Bulos y Tanguerías en 2011; un proyecto interactivo, escénico y sonoro de cante flamenco, que bajo el título «VaconBacon. Cantar las fuerzas» se inspiraba directamente en las perturbadoras composiciones de Francis Bacon, de las que ahora puedes disfrutar en la exposición compuesta por 50 dibujos del pintor, que alberga el CBA hasta mayo de 2017.

Sin duda, una coincidencia espacial, temporal y artística, que no te puedes perder.

> Conciertos de Exquirla en el CBA dentro de #FronteraAmbar: 17 y 18 de febrero de 2017.

> Exposición «Francis Bacon. La cuestión del dibujo». Hasta el 21 de mayo de 2017 en la Sala Goya del CBA.

 

 

 

Xoel López y su locura hermosa

Xoel López cierra el viernes 17 de junio el Frontera Círculo Ámbar 2016 con un concierto para el que se agotaron todas las entradas hace meses. En esta entrevista nos cuenta por qué va a ser un concierto diferente, nos habla de parar y comenzar de nuevo, de abandonar Deluxe para reencontrarse consigo mismo en un continente otrora lejano, de poesía y de inspirarse en el viento, en las ciudades, en los desiertos y las montañas, en las gentes…, de cómo un estado personal y social pueden dar lugar a dos discos en solitario tan distintos como Atlántico y Paramales.

Xoel-Lopez-2015-2-810x456_c

Pregunta (P). ¿Han supuesto estos dos discos un reencuentro contigo mismo incluso más allá de la propia música?
Respuesta (R). En mi caso creo que es inevitable que lo personal y lo musical vengan de la mano. Mis cambios musicales vienen derivados de cambios en mi vida y en ese sentido sí que ha habido un reencuentro. El bajar las revoluciones de mi carrera desde el último concierto de Deluxe en 2008 sí que han afectado a mi vida y por lo tanto a mi música. Tuve más tiempo, un tiempo que gané con el trabajo de antes. Quise disfrutar al máximo. Además, yo compongo sobre la marcha desde los 15 ó 16 años y en ese tiempo de reflexión, sobre todo con Atlántico, sí que medité más. Son dos discos que sí que me representan realmente.

P. El mundo va a una velocidad de comunicación, información, etc. Con la música pasa igual, ahora hay que hacer muchos más conciertos. ¿No es en ocasiones casi obligatorio parar y dedicarle más tiempo a la poesía?
R. Sí, la poesía necesita espacio vital y eso es lo que hace falta, aunque tampoco hay que olvidar que hay que seguir lidiando con lo otro: trabajo, horas de conciertos, promoción, redes sociales, colaboraciones, etc. Un concierto conlleva mucho detrás entre entrevistas, ensayos y tal. Todo eso también quita tiempo para componer. Aunque hay que reconocer que en las entrevistas, a veces, aprendes mucho. Pero sí, en general, los que nos dedicamos a esto debemos mimar el espacio, el manantial del que sale todo. Si no cuidamos esa fuente no podemos navegar a gusto por ese río; esa semilla es la parte poética y hay que darle aire.

P. De todos modos, “no son buenos tiempos para la lírica”, como decía la canción.
R. Pero al final cuando es algo que tiene que salir sí o sí, la luz siempre llega entre los escombros. En mi caso tuve que hacer un corte radical, pero tampoco hace falta: se puede hacer de forma abrupta o de una manera más armónica, pero es una necesidad vital que acaba saliendo.

P. En el disco Atlántico la canción Tierra dice: “sin las palabras dime qué nos queda”.
R. Sí, es un poco peligroso sacarlo de contexto porque a veces las palabras ni siquiera son suficientes o no te representan. Hay cosas que solo se pueden decir con melodías, pero quería decir que sin empatía y comunicación entre los seres humanos, ¿qué nos queda? No me interesan ni el individualismo ni la soledad.

P. Entrando en tus dos discos, ¿no es cierto que con Atlántico encontramos un álbum más contemplativo, visual, casi de postal y viaje, mientras que con Paramales nos topamos con algo más directo, carnal y pasional?
R. Sí, Atlántico es tranquilo, contemplativo, corresponde a esa época en la que estuve más relajado y tuve tiempo para mirar alrededor. Hay mucho viaje, mucho país. Son postales, un disco de viaje. Paramales es más anárquico, más común y real quizás, un reflejo de los cambios en mi vida: volver a España, estar en La Coruña, los últimos coletazos de Buenos Aires, pero sin tanta emoción de viajero. Tiene más que ver con la vida de todo el mundo.

P. Una vida que a veces te golpea y en la que reaccionas como con Todo lo que merezcas. Difícilmente podemos encontrar tanto odio expresado de una manera tan armoniosa. ¿A quién le dedicarías esta canción en este preciso momento?
R. Es una canción que solo debe servir para unos segundos de tu vida, pero es la manera de desahogar esa rabia que te producen las injusticias de la vida, los abusos de poder o el daño que te pueda hacer alguien cercano por actitudes egoístas o falta de empatía y solidaridad. El mundo es injusto y aunque no son sentimientos muy constructivos ni muy útiles, forman parte del ser humano y en mi caso florecieron como una canción y ahí quedaron. Si alguien lo quiere usar como espejo, ahí la tiene. Y eso que no es muy representativa de mi lírica ni mi trayectoria. De estos rincones uno no está especialmente orgulloso, pero son parte de la vida.

Leer másXoel López y su locura hermosa

Christina Rosenvinge: Tejiendo de noche

Cristina Rosenvinge

Penélope, esposa del infiel Ulises, dedicaba sus noches a destejer lo que ella tejía de día para mantenerla entretenida en la espera.  En Lo Nuestro, el último álbum en solitario de Christina Rosenvinge, hay también tejidos y mitos, y un giro hacia lo electrónico pausado y guiado por sintetizadores y susurros. Se trata de un trabajo cargado de referencias y musas, en el que resuena la presencia de Louis Bourgeois, Nikola Tesla, Bill Callahan, Yoko Ono, Luis Cernuda o Franco Battiato.

Rosenvinge actuará el próximo 19 de mayo en Frontera Círculo Ambar. Se trata de un concierto en el que abandonará el formato banda y estará acompañada en el escenario por el guitarrista Emilio Saiz. En la siguiente entrevista, nos adelanta cómo será esta actuación tan especial, y profundiza en su vida y en su obra: nos habla del sustento ideológico de sus canciones, de la peligrosa tela de afectos que tejen las mujeres, de la memoria y la maternidad, del arte en femenino, de la muerte, esa danza sobre tumbas de cristal.

[más información y venta de entradas]

Julián Maeso. Cruce de caminos en #FronteraAmbar 2016

En 1996, Sir Paul McCartney recibía otro título casi nobiliario en la música: ser cofundador de la Liverpool Institute for Performing Arts (LIPA). Ideada como una escuela para jóvenes genios de diversas artes ocupa un edificio construido en 1825, antigua escuela por la que pasaron ilustres alumnos como, entre otros tantos, George Harrison o el mismo Paul, y en el que, actualmente, las ponencias tienen protagonistas de renombre musical: Mark Knopfler, Steve Morse, Brian Eno o Rick Wakeman expusieron su visión de la música en dicha cátedra.

En junio de 2014, el artista Julián Maeso acaba de editar el que es su segundo disco, One way ticket to Saturn, tras un periodo de gira y composición. Atrás quedaba el largo trabajo con el primer trabajo Dreams are gone o la militancia a los teclados con la banda de regusto sixtie The Sunday Drivers. Ha pasado por el blues, ahora transita con energía por el funky y el rock americano de los setenta. Colabora en los tours de M-Clan, y Quique González. Se codea con Ken Stringfellow (The Posies) quien se asoma a este nuevo disco…

Entonces, en un giro profesional y gracias al acuerdo que la Sociedad de Artistas (AIE) tiene con la LIPA, vuela a la ciudad de los Beatles, de Julian Cope, de Echo & The Bunnymen y The Pale Fountains. Allí, profundiza en la creación musical impartiendo clases magistrales a un grupo de alumnos para preparar con ellos el repertorio de una gira.

Y es en esta confluencia cuando Radio Círculo se convierte en escenario de Julián y de sus pupilos: vienen al programa Vociferia en el que entrevista y actuación es grabada para la posteridad. Un encuentro muy agradable e ilusionante. Pasado, presente y futuro de la música pop en un estudio de radio.

A finales de año, la revista música Ruta 66 eligió One way ticket to Saturn Mejor Álbum Nacional del año, en tanto que Rolling Stone lo incluyó entre los nominados a la Mejor Canción y el Mejor Álbum facturados en España en ese 2014.

Destino: Ahora.

Casi dos años después, este próximo viernes  29  de abril, Julián Maeso estará en la Sala de Columnas en un show acústico donde el multiinstrumentista tocará guitarras, órganos Hammond y pianos. Le acompañarán Erin Corine (voz y flauta travesera) y Alana Sinkey (voz). Un nuevo escenario, una nueva parada en el viaje de este músico. Un cruce de caminos de historia y pasión por la música popular contemporánea.  David Coello

En relación a este concurso de #FronteraAmbar, el Círculo de Bellas Artes, por gentileza de Cervezas Ámbar, organiza el concurso #VaPorTiMaeso en el que os animamos a compartir audios, vídeos o simplemente dedicatorias al artista toledano. Puedes tararear una canción suya, tuya, hacer un vídeo corto con su música, o simplemente dedicarle unas palabras bonitas y originales con el hashtag #VaportiMaeso y entrarás en el sorteo de dos entradas + póster del concierto + six pack de cervezas Ámbar. ¿Te animas? Daremos a conocer los ganadores el 20 de abril  y se cerrará el concurso a las 00:00h de la noche anterior.

balago: filmar las pausas

Fotograma Balago

Retener los momentos en los que no pasa nada. En la nota de prensa del disco Extractes d’un diari, Quim Casas establecía un paralelismo entre la música de Balago y la forma de hacer cine de Jim Jarmusch, un director con cierta afición, en su opinión, por filmar las pausas. En este sentido, afirmaba que Balago se centra en los temas puente que otras bandas suelen utilizar de interludio, entre canción y canción. En esas hendiduras en las que, si te arriesgas, si decides entrar, encuentras diminutos tesoros sonoros.

Leer másbalago: filmar las pausas

Emotivo punto de inflexión de Rufus T. Firefly en su concierto de #FronteraAmbar

Llegaba Rufus T. Firefly al ciclo #FronteraAmbar del Círculo de Bellas Artes con la promesa de un concierto especial celebrando sus 10 años de existencia, después de haberse confirmado en 2015 como una de las bandas más prometedoras del panorama del rock alternativo nacional y de haber recibido unas excelentes críticas por su último álbum, Nueve.

Rufus T. Firefly sobre el escenario de #FronteraAmbar 2016.
Rufus T. Firefly sobre el escenario de #FronteraAmbar 2016.

Recuerdo esas palabras un tanto cursis y manidas de Valdano: “El fútbol es un estado de ánimo”. Lo cierto es que todo lo que surge de la mano del hombre es reflejo de un estado de ánimo, y más en el campo de la creación y la cultura. Rufus T. Firefly está en ese punto de inflexión en el que, tras estos 10 años de camino independiente, está llamado a dar el gran salto, como ya ocurriera en su momento con Vetusta Morla o con Izal. La banda arancetana está en un vértice de felicidad, pasión, emoción, puro disfrute…, algo que Vic dejó entrever en sus palabras antes de comenzar el concierto y que corroboraron a lo largo de cada minuto del mismo encontrando una emoción recíproca en el público congregado, desde sus primeras canciones en inglés (There are no fireflies, Invisible, Disilusion…), hasta los temas con los que cerraron, Pompeya, El increíble hombre menguante o El problemático Winston Smith, pasando por La historia secreta de nuestra obsolescencia, Somos el enemigo, Demerol y piedras o Un mundo sin abejas, entre otras muchas.

Esperamos no equivocarnos, ya no sólo por el bien de Rufus T. Firefly, que se merece todo lo mejor después de 10 años batallando con 5 discos y 48 canciones en la mochila, sino por el bien de la música española en general. Creemos que este segundo concierto del ciclo #FronteraAmbar será de esos en los que, para los que tuvieron la suerte de asistir, con los años podrán sacar pecho y presumir como un pavo: “Yo estuve allí”.

El grupo derrochó talento y desparpajo en el escenario de la Sala de Columnas, por el que también desfilaron amigos del grupo como Manuel Cabezalí, uno de los productores musicales más importantes del panorama indie, así como a Alberto, que dejó la banda en noviembre, y que ofreció la alternativa a su sustituto Rodrigo a los teclados, después de subirse al escenario en la cuarta canción.

Musicalmente cabe destacar el virtuosismo de los cinco. No creo que se pueda poner un pero ni a la base rítmica, ni a los solos, ni a las voces y coros. Estamos ante uno de los quintetos que más dará que hablar este 2016 (si les dejan). Es tiempo de festivales y de que les den la alternativa en plazas más grandes para demostrar que esa sinergia increíble que produjeron el viernes pasado en el CBA, la puedan repetir con un público masivo.

Pero tras la tempestad toca calma, por lo menos hasta el 29 de abril, fecha en la que regresa un nuevo concierto fronterizo a #FronteraAmbar. En esta ocasión, Julián Maeso, que nos deleitará con otro concierto diferente y no menos especial en acústico. Las entradas estarán contadas, ya que es “sentado”. ¡Date prisa! Anticipada a 12€.

Hipnosis y emoción en el arranque de #FronteraAmbar 2016

El pasado viernes 12 de febrero se iniciaba la nueva edición del ciclo Frontera Círculo Ámbar, con las actuaciones de Boris Divider y del grupo Balago. El madrileño abrió el encuentro con su propuesta electrónica y precisa en cuanto a los visuales de carácter sintético que forman parte de su puesta en escena desde hace unos años, punto de inflexión en su larga carrera en directo con gran impacto fuera de nuestras lindes. Metódico e impoluto, rítmico y glitch, desarrolló un potente set hipnótico que recorrió temas de sus dos presentes trabajos.

Balago-FronteraAmbar2016
Balago en el concierto de arranque de #FronteraAmbar 2016

El grupo catalán Balago trabajan desde sus comienzos en un Ambient cinematográfico ya conocido y personalmente analógico, tal y como les vimos hace unos años en el escenario del Círculo. En esta ocasión tocaron Darder, su último artefacto sonoro que sonó en directo apabullante cubriendo diferentes direcciones y sentidos en la sala, influyendo directamente en el posicionamiento del público. Visuales manipulados de naturaleza conseguían ser un ancla en las diferentes líneas entroncadas en las canciones de regusto melancólico y abierto de este emocionante concierto.

Así transcurrió el primer concierto programado en #FronteraAmbar 2016. Una apuesta arriesgada, que se adentró en un terreno electrónico diferente difuminando los confines musicales del festival con una buena acogida de público y convirtiendo la Sala de Columnas del CBA en un lugar mágico de fusión audiovisual.

Próxima frontera a derribar: la del rock alternativo de Rufus T. Firefly, el 4 de marzo en el CBA. ¡Hazte con tu entrada!

David Coello, Ecos del Círculo, CBA.

Balago y Boris Divider, experiencia electro-audiovisual en #FronteraAmbar

Frontera Círculo Ámbar, #FronteraAmbar, que arranca el viernes 12 de febrero de 2016, explora nuevos caminos fronterizos dentro del festival con un concierto experimental enfocado a la música electrónica más underground, independiente y vanguardista. Balago y Boris Divider se complementan a la perfección para ofrecer un repertorio plagado de atmósferas y ambientes que entremezclan audio y vídeo y tecnologías analógicas y digitales.

Balago y la espiritualidad musical

“En el Círculo pasaremos unas proyecciones sobre insectos que nos gustan bastante, variando un poco la línea que traemos últimamente más relacionada con el humo y las luces”, adelantó David Crespo (Balago) en Ecos del Círculo (Radio Círculo). Balago repasará en el concierto su último disco Darder, después de haberlo hecho en diversos templos religiosos de Cataluña. Una conexión con la espiritualidad que de alguna manera tiene su música experimental, “más envolvente y relacionada con las bandas sonoras”.

Balago utiliza el equipo de hace 15 años y utiliza instrumentos analógicos para no perder el sonido que les identifica. “Vamos con samplers antiguos, sintetizadores de los 90”. Este trío catalán promete crear una atmósfera inquietante en el CBA.

Divider

Boris Divider y su nueva forma de comunicación

Por su parte Boris Divider, con una trayectoria de más de 15 años en la música, ha abandonado la experiencia de club y baile por “la de museos y espacios culturales”, asegura el artista. Divider, que acude al Círculo con una apuesta fifty fifty en cuanto a audio y vídeo, sí que deja “espacio a la improvisación en tiempo real, ya que necesito ese punto de error humano en esta era tan digital”.

La nueva era electroexperimental de Boris en la música tiene un discurso que, de alguna manera, se acerca al de Madatac, Muestra de Arte Digital Audiovisual y Tecnologías Avanzadas Contemporáneas, recientemente celebrado en el Círculo de Bellas Artes. La explicación que Boris Divider da a su giro musical, tiene más que ver, según él mismo explica, con “una nueva forma de comunicación”.

¿Te interesa el concierto? Compra tus entradas a sólo 12€ anticipada (hasta 24h antes del inicio).

Hacia el Frontera Círculo Ambar

La quinta edición del ciclo, con el que el CBA hace un guiño a la música fronteriza, emergente e independiente de los canales convencionales, llegará el próximo mes de febrero. Ambar y el Círculo han diseñado un cartel difícilmente mejorable.

De febrero a junio se desarrollará la próxima edición del Frontera Círculo Ambar, que volverá a reunir en la Sala de Columnas a todos aquellos que echan de menos canales de producción, distribución y espacios que acojan una propuestas musicales que no se dejan encorsetar por parámetros comerciales.

Balago y Boris Divider serán los encargados de inaugurar el ciclo, el día 12 de febrero. Balago factura, desde 2002, música electrónica ambiental, siempre sugerente y oscura. El trabajo de Boris Divider, previamente volcado en la electrónica de club, ha virado hacia un tipo de creación caracterizada por el sincronismo entre el audio y el vídeo.

BorisDivider2015-2balago

Tomará el relevo, con un concierto programado para el 4 de marzo, Rufus T. Firefly. Este grupo de rock madrileño, cuyos orígenes datan de 2006, han publicado desde entonces cuatro álbumes (My Synthetic Heart, La historia secreta de nuestra obsolescencia programada, Ø, Nueve) y, entre las bandas que más resuenan en críticas y reseñas sobre sus influencias, figuran The Smashing Pumpkins, Radiohead, Sigur Rós, Los Piratas y Lagartija Nick. Su nombre es un guiño al personaje de Groucho en Sopa de Ganso.

Rufus

El 29 de abril, Frontera Círculo Ambar recibirá a Julián Maeso. Tras su primer trabajo, Dreams are gone, Julián Maeso publica One way ticket to saturn, un álbum con menos blues y melancolía, y más funk, rock de los setenta y, sobre todo, mayores dosis de optimismo vital. Compositor y multiinstrumentista, Maeso vuelve a desplegar una amplia gama de estilos, enraizados siempre en la tradición afroamericana. Los ingredientes: rock, country y funk, y una voz poderosa a menudo custodiada por coros con reminiscencias góspel.

Maeso

Mayo (19) será el mes de Christina Rosenvinge, que regresa con Lo nuestro, un disco producto del momento en el que vive, que da cabida a la conciencia colectiva, la reivindicación feminista y la crisis, pero también al optimismo vital. Con más de tres décadas de carrera y un camino que surca la canción de autor, el rock de Sonic Youth, el folk confesional e incluso el pop adolescente en sus inicios, Rosenvinge abandona en esta ocasión el formato banda y se rinde ante lo electrónico, de una manera pausada y sutil.

_MG_8853

Y el 17 de junio tendremos la última incorporación del festival, la del gallego Xoel López. El que fuera alma de Deluxe, con más de una decena de discos desde 2001, editados por multinacionales e independientes, viene a presentar Paramales (2015), que opta a Disco del Año en los Premios Ruido de la Música 2015. Se trata de un juego de palabras creado por el artista coruñés resultado de, en sus propias palabras, “entender la música como un paraguas para parar los males”. Tras empaparse en Atlántico (2013) del folclore latino, en un viaje que le llevó por Estados Unidos, México, Brasil, Chile, Venezuela y Argentina, llega Paramales, un trabajo que contiene rock, canción italiana y folk confesional, en el que Xoel ha grabado la práctica totalidad de los instrumentos. Un disco de fusión, de convivencia de sonidos colombianos, setenteros y guitarras españolas.

En el escenario del Círculo, Xoel López ofrecerá un concierto en versión acústica.

Xoel-Lopez-2015-2-810x456_c

 

Este es el “diseño fronterizo” con el que Ambar y el CBA (junto con la colaboración de Radio 3) vuelven a colocar el ciclo no sólo como uno de los más atractivos, sino sobre todo más necesario dentro del panorama musical actual.

Alguna cosilla se guardan para el fin de fiesta…. Ya os contaremos.

 

 

nueva temporada cba

5.0.2
Sueños, de Grete Stern

Esta temporada 2015-2016 del Círculo de Bellas Artes viene cargada de propuestas que invitan a mantener las esperanzas por una cultura repleta de matices, de facetas de muy diversa índole, en la que subyace el pensamiento crítico y una forma artística de estar en el mundo que nos rodea. Premisas que se cumplen, por ejemplo, con la visita próxima de Salman Rushdie para recibir la Medalla de Oro de la institución.

Leer másnueva temporada cba